21 de junio: El Día de la Oficina en casa

Hoy (ayer) se ha celebrado El Día de la Oficina en casa ¿Y eso qué es? Una iniciativa que ayuda a identificar posibilidades del trabajo flexible tanto para las empresas, como para los empleados, por favorecer la productividad, la mejora en la conciliación de la vida familiar y la reducción del impacto medioambiental. La edición anterior fue un gran éxito, con más de 300 empresas que se unieron.

Noticia relacionada: el 89% de los participantes ve la conciliación en España mal o muy mal

Mi experiencia es esperanzadora y agotadora por igual. Algunos compañeros y yo hemos tenido que luchar con(tra) la empresa para hacerles ver que la conciliación de la vida laboral y familiar es un ejercicio de responsabilidad por parte de la empresa y del trabajador y, sobre todo, debería ser un derecho al alcance de todas las madres y padres trabajadoras. Los resultados laborales han mejorado y hemos aumentado el horario de trabajo organizándonos por turnos y pudiendo trabajar desde casa (sin trabajar más horas por persona). La productividad ha mejorado gracias a nuestra lucha por conciliar vida laboral y familiar. Pero ha costado, ha costado y mucho. Prejuicios, gente obtusa y personas que viven exclusivamente por y para trabajar… ¡Socooooooorro!

Veo a mi alrededor a gente echar más de la mitad del día en el trabajo y, cuando me marcho a mi hora, tengo que escuchar comentarios del estilo: ¿ya te marchas? ¡qué pronto!

Os animo a todos a combatir a los que gastan horas y horas de su vida innecesariamente en sus trabajos para ‘quedar bien’, ‘ganar puntos’, ‘que me vean los jefes’… esa gente que ve a su familia en un marco en el escritorio de su despacho en vez de en casa.

Conciliación de vida laboral y familiar

Conciliación de vida laboral y familiar

Me atrevo a advertiros que si a vuestra empresa no le hacéis falta, os echará a la calle con la nueva ley fruto de la reforma laboral, con una mano delante y otra detrás, y otro ocupará vuestro lugar. Pero si dejáis de atender a vuestros hijos, ese lugar no lo ocupará nadie, bueno sí, la cuidadora, la tele… pero no sus padres.

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar (estás a tiempo) ¡Tú decides!