¡Papá no te vayas! Durmiendo a mi hija

Hoy he vivido una situación desde el prisma de un padre, hasta ahora (y hace muchos años) sólo la había vivido como hijo.

Estaba durmiendo a mi hija, hace pocos días que duerme en su cuarto, y la estamos ayudando a que se adapte. Esta noche, se revolvía, me abrazaba, se reía, señalaba los juguetes y libros de su estantería, cogía y dejaba el biberón… ¡Todo le valía con tal de no dormirse! Se estaba resistiendo al sueño.

En un momento dado, cuando la he tumbado en la cuna y parecía que estaba cayendo, se ha girado de repente y, con los ojos como platos me ha mirado: ¡Papá no te vayas! Sus ojos hablaban por su lengua, me ha mirado como si lo único que quisiese en ese momento fuese que yo, su padre, estuviese a su lado acompañándola mientras se dormía.

Tal vez sea uno de los momentos más tiernos que he vivido como padre. Lo mejor de todo es que esa situación ya la había vivido como hijo y aún mayor que mi hija, quien tal sólo tiene 15 meses. Siempre me ha costado mucho dormir y pedía que mis padres estuviesen a mi lado, sólo quería eso, que ellos fuesen los dueños de mi sueño, sólo quería eso, que mis padres estuviesen a mi lado. Y siempre estaban ahí, conmigo, hasta que me dormía.

Dulces sueños, hija (papá está aquí, a tu lado)

Anuncios

  1. ¡¡¡Me encanta!!! Suerte que tiene Martina de tener un padre con tanta paciencia, los míos no tienen la misma suerte, ¿quizá por eso se despiertan tanto por la noche?
    Ánimo con este proceso. Yo siempre pienso que a los 18 años ya no querrán que nos sentemos a su lado. Todo tiene su tiempo.

  2. Tienes razón Sara, Martina es una niña afortunada, al igual que sus padres.
    Después de este episodio se ha despertado dos veces por la noche y hemos acudido a su llamada, no ha tardado en conciliar el sueño de nuevo y nos ha vuelto a regalar esa mirada, no sólo de necesidad sino también de profundo amor. Se sabe querida y nos hace sentir muy queridos a nosotros.
    Hace cuatro días que se ha “independizado” de nosotros por las noches y el proceso está siendo bastante natural para ambas partes, a mi (su madre) también me cuesta conciliar el sueño sin escuchar su respiración cerca. Poco a poco nos iremos acostumbrando todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s